Vinos

MARIDAJE

Cuando hablamos de maridaje se refiere a la combinación de comidas con bebidas. En el caso de analizar el maridaje con vinos, podemos destacar que el vino debe barrer muy suavemente el dejo gustativo de la comida, quedando un final de boca con la expresión del vino y predispuesta para un nuevo bocado.

Maridaje con Pastas

MARIDAJE CON PASTAS
La pasta en si es neutra, dependemos totalmente de la salsa con la que la acompañemos.
Salsa boloñesa: Requerimos de un vino tinto,
Salsa de tomate y verduras: Tinto joven o rosado para obtener la frescura de la fruta. También podremos optar en algún caso por un blanco con cuerpo como un chardonnay.
Pasta ligera, con mozzarella, orégano y aceite de oliva: Necesitamos un rosado que pronuncie sus sabores y aromas.
Salsas con fruto de mar, acompañados de mejillones: Para potenciar el sabor marino, vino blanco o espumante. Un vino blanco joven con todo el sabor y aromas frutales que se van a llevar de maravilla con nuestra salsa o bien un espumante que se armoniza perfectamente con ella.


Maridaje con Pescados y Mariscos

Es importante destacar que siempre hay que referirse tanto a la pieza como a la guarnición, forma de cocción y la salsa que la acompaña si la hubiera.
– PESCADOS
Con los platos de pescados el vino blanco generalmente elegimos un vino blanco de cuerpo medio, para los pescados en fritura, un blanco con cuerpo. Para pescados de mayor tenor graso debemos elegir vinos que soporten esa característica como un chardonnay con paso por madera.
– MARISCOS Y CRUSTACEOS
El vino blanco continua siendo el mejor acompañante, también se pueden añadir los vinos espumantes, que acompañan de forma excepcional e incluso una muy buena opción sería un espumante rosado muy seco.

Maridaje con Postres

Los espumantes, vinos y champagnes semisecos.
Sin olvidarse de los cosecha tardía, con su alto contenido de azúcar residual, entre 75 y 150 grs por litro, hacen de estos vinos una opción adecuada a la hora de maridar postres.